hrs
Almomento... < 10:10 pm Concluye primer debate entre Clinton y Trump < 9:13 pm Suspende el PRI derechos políticos a Javier Duarte < 9:08 pm Multitudinarias marcha a 2 años de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa < 9:01 pm Yo, Millenial o el encuentro con el nuevo mundo < 8:05 pm Sandro Cohen: el ciclista que escribe versos < 7:30 pm Instalan mesas de trabajo para expedir cinco leyes secundarias de Constitución de CDMX < 7:05 pm SAGARPA entrega a Campeche incentivos para la producción agrícola < 7:02 pm Narcomenudeo acecha a embarcaderos de Xochimilco < 7:00 pm México será castigado por la deuda y el peso: Bloomberg y Financial Times < 6:30 pm El caso Iguala no será resuelto durante mandato de Peña Nieto: Beatriz Mojica    Ver Más...
Menu

ÍNDICE POLÍTICO: Los con$ejeros de la depredación

  • La desenfrenada corrupción de la tolucopachucracia y sus satélites “chuchos”, como Graco Ramírez.

Francisco Rodríguez/

consejoMal empieza la semana al que ahorcan el lunes. Las primeras horas del 2016, con motivo del asesinato de Gisela Mota, alcaldesa por instantes de esa sarracina que se llama Temixco, los rotativos más influyentes del mundo desnudaron la endeble moralidad y la desenfrenada corrupción de la tolucopachucracia y sus satélites “chuchos”, como Graco Ramírez.

Una guerra regional por controlar el tráfico de drogas y adueñarse del forzoso corredor Montaña de Guerrero – Centro del país, en el que el Estado de Morelos está geográficamente en medio, desató el reproche mundial, que aprovechó el caminito para hablar de otras cosas, aún más dolorosas que ese acto predatorio y aberrante.

Se trata de serias críticas de los periódicos más representativos de las poderosas oligarquías financieras del planeta, no de pasquines de nota roja que publican las ocurrencias de cualquier “Inspector Ardilla”, con objeto de aumentar sus ventas en los estanquillos de la esquina, o con el justo afán de “ganar la de ocho”.

Los grandes periódicos se dieron vuelo. Con tirajes que rebasan el millón de ejemplares en sus respectivos países, la mala nueva dio la vuelta al mundo. Un asunto que en el calderonato, posiblemente se hubiera podido tapar con cierta facilidad. ¡Pero se deben ya tantas en el peñato, que…!

¿Qué dijeron esos diarios? Que el régimen de Peña Nieto está absolutamente descalificado en las materias de transparencia administrativa y rendición de cuentas… que encubre escándalos mayores –verbi gratia: el más reciente, de Humberto Moreira– y minimiza con absoluta ignorancia asuntos que debían ser del conocimiento y la criba pública… Desfilan desde las famosas casitas, la tragedia de Ayotzinapa, hasta la desbordante corrupción y rapiña inmisericorde que han cernido sobre todo lo que tocan.

 

Ya no quieren invertir aquí

 

Tratando de defender al régimen de los chiquititos mexiquenses, podría argumentarse que se trata de una información real, pero agigantada por los rencores de los grupos financieros que se encuentran detrás de los diarios estadounidenses, europeos y asiáticos, que la destacan por reflejar sus rencores y frustraciones. Es eso, pero también más que eso.

Sucede que ya no quieren invertir su dinero en los proyectos mexicanos faraónicos de la subasta nacional petrolera –que ahora promueve EPN en la península arábiga–, minera y hasta geográfica del peñato. Pero no es una decisión caprichosa de esos grupos, pues nosotros sabemos que son como la cumbia (“no tienen alma, ni tienen corazón”). Strictly business. Simplemente se trata de negocios.

 

Un “gobierno” sin palabra

 

No encuentran en la palabra del “gobierno” mexicano la suficiente solidez, ni la garantía de que serán respetadas sus participaciones, vamos, ni sus utilidades. Los de aquí se han burlado de todos en ese rubro. Al grito de “los moches primero”, se han dado el lujo de desplazar a empresas transnacionales que ofrecen mejores precios y condiciones, por favorecer a sus consentidos del marquesado de Toluca, que se los garantizan “por adela”… y a cabalidad.

Han tenido el morro de despreciar el peso continental que cada empresa tiene entre las masas de inversionistas mundiales, bajarlos del caballo y entregarle las obras y las concesiones, los derechos y las vías a empresitas de tres al cuarto que todo el mundo barrunta que les pertenecen en propiedad simple y llana.

Para colmo de sus males, ya se cuentan por centenares de periodistas en el país, los que escriben a diario sobre las ligas de los más poderosos burócratas de la tolucopachucracia con lo más selecto y las cabezas visibles y multimillonarias del crimen organizado y de la complicidad con sus lavadores de turno.

 

Los defen$ores a modo

 

Por eso no se les puede defender, por más que cualquier escribano de medio pelo p’arriba quisiera hacerlo. No se dejan. Aunque designen al más adelantado de los desarmados intelectuales del equipo de publirrelacionistas de Los Pinos, para arrimarnos el caballo a los que hemos adoptado actitudes críticas en favor de los intereses del país.

Los primeros en descalificar esos remilgos de los consentidos plumíferos de Los Pinos, son sus decepcionados antiguos lectores y ex empleados que, utilizando las redes digitales les espetan en el rostro, con nombre y apellido que sí, que antes los leían, que sí, eran inteligentes… pero que ahora, con esas actitudes pagadas de defen$a hasta la ignominia, ¡lástima de ropita!

‎No le queda hacerle al Savonarola de la prensa, a quien ha vivido los últimos treinta años de todos los presupuestos públicos y privados con los que lo ha favorecido el indeseable Carlos Salinas de Gortari. Quisieron hacerlo asesor estrella del Guamúchil Party y fracasó, igual que a todos los que se llevó ese caballo entre las patas.

 

¿Complot de los periodistas?

 

Hoy finge como director de una empresa editorial que fue muy prestigiada, pero que se confronta con sus comentarios oportunistas y demagógicos que suelta en los foros televisivos. Es el progenitor de quien trata infructuosamente de diseñar la imagen de un Presidente que acabó siendo el personaje favorito de todos los memes en las redes sociales de los mexicanos.

‎Y es que el sol no se puede, ni se debe pretender, tapar con un dedo. Demasiado sufrimiento al interior del país, una cauda de decenas de miles de asesinatos, descabezados y torturados sin clemencia, millones de hambrientos y desesperados, víctimas de este solio de corrupción y rapiña, desmienten cualquier buen propósito.

No se vale tampoco que los favorecidos, los que antes fueron periodistas de ciertos principios, luego enseñaron el cobre en la depredación del salinato cordobista y hoy son los erráticos consejeros de la comunicación presidencial nos tilden a los independientes y críticos… ¡porque formamos parte de un complot, en el que toda la población del país está involucrada!

Hacen su numerito de siempre: aislar a su presa, en este caso el anacoreta de Los Pinos, refugiado en mítines de Corte de los Milagros en Atracomulco, para después erigirse en los pivotes de los favore$, en los reyes magos del cochupo y pretender que así se resuelve todo. Luego, engatusar al presunto defendido, con puros cuadritos y bolitas del despegue de su imagen.

 

Ya ni demandar perdón

 

Desafortunadamente para su coleto, hay errores políticos y crímenes sociales que no se resuelven ni con dinero. A estas alturas, ya ni el arrepentimiento, ni la súplica del perdón vale, porque hace mucho que se pasó el tiempo en que se dieron el lujo de desdeñarla como opción para la gobernabilidad.‎

En buena parte, gracias a los consejos con los que esta cauda de oportunistas colmaron las ingenuas orejas presidenciales. Creyeron que todavía era tiempo de autoritarismos e intolerancias sin freno y optaron por blindar la burbuja de cartón en que se ha convertido el que debía ser sólo el dormitorio y que ahora se ha convertido en un Palacio de asustados.

‎Si alguien ha tomado como rehén al pobre –es un decir, porque está reventando a miles de millones en los bolsillos– gobierno de la tolucopachucracia son ellos. Los abejorros consentidos. Los consejeros de la depredación, son algunos de los próceres que nos han llevado a horizontes de descrédito y vergüenza internacional.

Echar la culpa del debate gubernamental a los periodistas que apenas sobrevivimos ante la debacle, es además de ñoño, contraproducente. A menos que sigan creyendo en que repetir una falsedad mil veces, la hace creíble.

Igual que lo hicieron en sus viejos tiempos de las vocerías mudas y manipuladoras a fuerza de billetazos. Ya no está el horno para bollos. Siguen sin entenderlo. Allá ellos y quienes los consecuentan.

¡Siempre tendrá la razón Juan Pueblo!

 

 

Índice Flamígero: Una muy reconocida voz también surgida del pueblo, como la del escribidor, es la de don Alfredo Álvarez Barrón, quien hoy apunta: “Una vez agotada la euforia por la captura del siglo, millones de mexicanos miramos a nuestro alrededor, solo para comprobar, desolados, que en realidad nada ha cambiado: el peso y el barril de petróleo a la baja; la corrupción y la impunidad, intactas; la carestía, el desempleo y la inseguridad, a todo lo que dan. Mientras tanto, ajenos e indiferentes a cualquier nubarrón en el horizonte, nuestros más altos funcionarios de gobierno siguen chapoteando, alegremente, en las cálidas aguas del presupuesto público.” Y a continuación El Poeta del Nopal indica: “¡Quien pudiera, mi Dios, ser como ellos! / Derrochar más allá de lo posible / sin temor a una simple auditoría, / abjurar de la sana medianía / con la sorna de un avaro insensible; / nadie puede frenarlo, es imbatible, / si el feroz batallón sale de caza / y en sesión permanente todo arrasa / escondiendo el pudor bajo la alfombra / (cuando el árbol torcido no da sombra / el sentido común también fracasa).” ¡Excelente!, ¿verdad?

 

www.indicepolitico.com / pacorodriguez@journalist.com / @pacorodriguez

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/fr/ymg

Notas Relacionadas >>
e-planning ad
Al Momento Twitter
Comparte por email
© 2000 - 2016 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS